Mundial “Guerrero”

Chile tuvo que enfrentar a dos potencias mundiales en su grupo y pese a ello estuvo a un gol de clasificar a la segunda fase. Una de sus figuras fue “La Jefa” Carla Guerrero, quien dio una dura lucha para llegar a Francia.

Por Salvador Carmona Schonffeldt


Cuando la jueza Anna Marie Keighley dio el pitazo final en el partido de Chile con Tailandia. El triunfo de 2-0 tuvo un sabor amargo. La posibilidad de pasar a la segunda fase estuvo a un gol y las jugadoras se desplomaban por la pena.


Una de ellas era Carla Guerrero, que sabe de tareas difíciles. Una de las dificultades más dolorosas de “La Jefa” fue la lesión que sufrió en la rodilla el 25 de noviembre pasado cuando había llegado a España a jugar por el Rayo Vallecano. Con ello el Mundial se alejaba.


“Con lo de la lesión se me puso una piedra bastante grande y me esforcé caleta para estar aquí”, señala la defensa, quien agrega que “le pedí al club que dejaran irme a Chile a realizar la recuperación para llegar al Mundial y accedieron. Pero la condición fue que renovara con ellos. Entonces les dije que obvio que sí. Se portaron súper bien. Siempre me preguntaban cómo seguía con la recuperación. La comunicación fue súper buena”.


Así, logró ser titularísima en la cita mundial y uno de los más orgullosos era Osvaldo Guerrero, su padre, quien cuenta que estaba “muy feliz por que pudo superar una lesión que demora mucho tiempo en mejorar. No habría alcanzado a llegar y ella se empeñó y la vi cómo sufría con los ejercicios. Ahora verla ya en Francia y en el Mundial me dio una gran alegría y más cómo titular jugando los 3 partidos”.


Contra las suecas fue una de las figuras junto a Camila Sáez -con quien comparte camarín en el club español- hasta que llegó el diluvio al Roazhon Park, que obligó a suspender el juego. Al reanudarse las suecas se impondrían 2-0.


“Da nervio enfrentar el primer partido que ibas a jugar en el Mundial, se te pasan mil cosas en la cabeza de todo lo que ha costado llegar aquí, que se puso difícil”, cuenta la defensa. Aunque también anticipaba que “nosotras somos nuevas en esto y es nuestro primer mundial. Pero, eso no quita que iremos con las mismas garras y el mismo compañerismo que hemos llevado todo este tiempo”.


Para el segundo partido contra Estados Unidos y pese a que marcó con fiereza a las delanteras norteamericanas demostró una grandeza enorme de humildad. Luego que Tiane Endler fuera la figura del cotejo ella remarcó que “le pedía disculpa, porque antes de llegar a ella, tienen que pasar muchas cosas y ahí quizás fallamos. Estoy yo antes que la Christiane y le pedía disculpa por eso. Nosotros tenemos que estar a la altura de Tiane y a veces no lo estamos”.


En el último partido contra Tailandia su corazón estaba en la defensa, pero no dudaba en proyectarse al gol. El objetivo era pasar de fase y el equipo se la jugó. “La entrega que tuvimos como grupo, como equipo, estuvo increíble”, pero no bastó. Los palos no querían nada con Chile en una triste victoria de 2-0. Se necesitaban tres anotaciones y el penal errado fue la sentencia para una Selección que tuvo un mundial guerrero, donde Carla brilló una vez más.


Ahora está con “toda la pena que significó la eliminación para ella y nosotros todavía estamos con ese nudo en la guata y pasando el partido a cada rato. De algo malo sacamos lo bueno”, concluye el papá de “La Jefa”.


Apodo


El apodo de “La Jefa” nació en una fecha FIFA, jugando contra Colombia en Santiago y que se transmitía por Facebook Live, con los comentarios de Antonio Loma. “Él dijo la Carla es la jefa. La gente me comenzó a llamar ‘La Jefa’ y yo me reía. Porque en la cancha lo seré, pero tengo mi sobrina de siete años que ella me manda a mí. Las niñas se ríen de mí y dicen ‘si supieran’”.

   © La Vieja Ciudad 2004 - 2020       info@laviejaciudad.travel     Whatsapp +56992180738