logoinstagramrojo.png

Magda y meditación zazen en Pillán Wechún: "Si queremos hablar de sanación, un bosque es el lugar propicio"

Magdalena Keyer llega cada semana a Pillán Wechun, se vincula con el paisaje, riega unas plantitas y comienza su práctica de zazen. 

 

Nos aclara que la palabra significa meditación sentado y lo “estamos practicando con varias personas. Un grupo que se ha diversificado. No son siempre los mismos, pero mantenemos la práctica”.

 

Para Magda, “zazen es una práctica de contenernos en el silencio, para que se manifieste esta naturaleza que somos. Es una eterna deconstrucción de lo que creeemos que somos, sin caer al vacío”.

 

Cada día se encanta con la península sagrada, “este lugar que es hoy amenazado, mezcla de bosques nativos y seres maravillosos implantados acá que nos contienen. Y si queremos hablar de sanación, un bosque es el lugar propicio. Nos invita a la contemplación y a conectarnos con ese origen que tenemos todos, con seres de la naturaleza”.

 

Además nos dice que hay “que agradecer este espacio hermoso, a todos quienes pasan y a todos los que sostenemos alguna práctica. Agradecer y que estos lugares continúen. Vamos a perseverar porque así sea”.