Un día por el centro histórico de Quito

Actualizado: 28 de abr de 2019

La capital ecuatoriana luce su cartel de patrimonio cultural de la humanidad hace más de 40 años e invita a perderse entre sus callejuelas llenas de colores y sonrisas.


por Salvador Carmona Schönffeldt


Caminar por su centro histórico, declarado patrimonio cultural de la humanidad en 1978 por Unesco, es sumergirse en un laberinto de historia, con aromas, sabores y texturas diseñadas por sus protagonistas, que transitan coloridamente por sus callejuelas.


Desde Carondelet, sede de gobierno ubicada en la Plaza de la Independencia, a la arquitectura monumental de sus iglesias, esparcidas por todo el casco histórico, se va formando un paisaje de postales que invitan a registrar el momento.


Esta ruta puede llevarnos a desayunar en el centro comercial ubicado en el Palacio Arzobispal, almorzar en el Mercado Central o comer después de las 6 de la tarde en el Parque de la Vicentina, donde se pueden probar en la calle los mejores bocados de la cocina popular quiteña, en que resaltan el menudo, la fritada y las tripas.


En la noche, ascender a El Panecillo para contemplar una panorámica del Quito nocturno, es un destino imperdible que puede concluir por un paseo en la rehabilitada calle La Ronda, donde escuchar la música criolla, apreciar las danzas típicas, acceder a un souvenir de sus tiendas, tomar un canelazo y picotear una empanada de viento le asegurará finalizar con una sonrisa su estadía en la capital ecuatoriana.




Este artículo se publicó en el suplemento Sábado de La Cuarta | 7 de abril 2018


   © La Vieja Ciudad 2004 - 2020       info@laviejaciudad.travel     Whatsapp +56992180738