El sol nos recibe en Máncora

Actualizado: 22 de ago de 2019

La playa del norte peruano cuenta con una serie de servicios para viajeras y viajeros donde brillan sus restaurantes a orilla del mar para gozar con sus sabores, además de una variada gama de actividades como el surf, una inmersión submarina y más.


Por Salvador Carmona Schönffeldt



A menos de dos horas de Lima en avión y unas 17 en bus, podemos acercarnos a Mancura –como habría sido el nombre original de esta pequeña localidad- que pasó a denominarse Máncora con la llegada de los españoles.


Perú y los viajeros del mundo se han encargado de posicionar a este balneario como un apetecido lugar del norte peruano, para pasar unos días de sol y buena comida.


Y claro. Los paisajes, donde se une el desierto con el Océano Pacífico, invitan a pasear en pareja, disfrutar en familia, cabalgar en caballos o caminar solitario para contemplar atardeceres mágicos.


Así puedes ir visitando playas como Punta Sal, Zorritos, Las Pocitas, Vichayito, Los Órganos, Cabo Blanco, El Ñuro e inclusive sumergirse en el agua y nadar con tortugas.


El pueblo ha nutrido sus diversas callejuelas con abundante comercio playero, donde se vende ligera ropa para disipar el calor y en el que asoman una serie de tiendas para los amantes del surf.


De la gastronomía peruana norteña, no hay nada que decir, salvo disfrutarla en sus innumerables locales que se nutren de la caleta de pescadores y que conviven con puestos de comida en la calle, que ofrecen ceviches de mero, limonadas, jugos naturales y chilcanitos. A lo que se suman brebajes que darán la bienvenida a la noche.


Además de los turistas que reservan en los diversos hoteles que se desparraman por la localidad, se pueden ver a mochileros del mundo que son atrapados por Máncora y que alojan en hostales o camping ubicados a pasos de la playa, entre ellos, un par de muchachas argentinas, que sonríen con la mirada y que venden sándwich para recaudar dinero y seguir su ruta por Latinoamérica.


La playa es muy visitada por surfistas peruanos y extranjeros, ya que se ha dado a conocer en el mundo por su gran cantidad de puntos para practicar este deporte y que cuentan con olas perfectas unidas a los parejos vientos de la zona.


Entre los deportes náuticos que se suman al surf, está el buceo donde te sorprenderás con la abundancia de vida marina, que puedes contemplar haciendo un bautismo o –si eres buzo certificado- ingresando al mar para conocer los diversos paisajes submarinos, en que te encontrarás con lobos marinos y una gran variedad de peces de la zona que conviven gracias a la unión de la corriente de Humboldt (fría) y del Niño (caliente).



Datos


GASTRONOMÍA. La cocina del norte peruano está marcada por varios platos donde los productos del mar son los protagonistas, entre ellos los langostinos fritos.


BUCEO. El centro de buceo Spondylus (spondylusdc.com) te lleva hasta una plataforma petrolera en desuso donde descansan lobos marinos y que si te sumerges podrás contemplar una nutrida vida submarina.


SURF. Por las tardes, los surfistas van al agua a disfrutar de los atardeceres de esta joya del norte peruano.


MOTOTAXI. Uno de los transportes populares es el mototaxi: una moto de tres ruedas y techo que moviliza por unos pocos soles que dependerán del trayecto que realizan habitantes y turistas.


Este artículo fue publicado en el suplemento Sábado del diario La Cuarta de Chile.


   © La Vieja Ciudad 2004 - 2020       info@laviejaciudad.travel     Whatsapp +56992180738